TECNOLOGIA PARA LA MEDICINA

En la actualidad el aporte de la tecnología es fundamental en todas las áreas, pero imprescindible en lo que respecta a la medicina. Consideramos que debe existir una interrelación entre medicina y tecnología, ya que el manejo de los equipos médicos de alta complejidad son parte de los avances tecnológicos que se han venido efectuando a través del tiempo.

Las ciencias de la salud, y la medicina en particular, son uno de los campos del saber más evolucionados y beneficiados por el uso de las modernas tecnologías de la información, al tiempo que registran un crecimiento exponencial tanto en el número de usuarios, como en el de instituciones y ubicaciones que se han incorporado a la búsqueda de diferentes medios que permitan un mejor nivel de vida. Ya desde la antigüedad las diversas investigaciones han sido parte importante en el proceso.

Avances . . .




jueves, 8 de septiembre de 2011

Avances en neurología: cultivación de células cerebrales

 
Según un artículo en The Guardian Science, dentro de poco será posible cultivar células
del cerebro humano en platos Petri. La nueva técnica promete nuevos tratamientos contra enfermedades como Parkinson y epilepsia, porque podría crear suministros sin límite de células humanas.

Según declaraciones recogidas en el artículo del director de la investigación, Prof. Scheffler, un neurocientífico de la Universidad
de Florida, "es como una línea de producción de una fábrica. Podemos sacar estas células y luego congelarlas hasta que las necesitemos. Luego las descongelamos y fabricamos una tonelada de neurones nuevos."

Scheffler recogió células precursoras de ratones y les aplicó productos químicos para lograr la diferenciación de las mismas. Durante todo el proceso, su equipo tomó imágenes de las células cada pocos minutos.

Los científicos confirmaron que el desarrollo de las células precursoras del cerebro es parecido a la forma en la que las células sanguíneas se crean a partir de los células precursoras de la médula ósea, lo que en su día llevó a avances en el proceso de implantes de médula ósea.

Según el artículo en The Guardian, este nuevo estudio podría proporcionar una nueva herramienta para la investigación en neurociencias que, a su vez, podría ser el primer paso hacia la creación de nuevos tratamientos contra enfermedades de tipo neurológico. 







La enfermedad de Parkinson se asocia con la exposición a pesticidas

Según un artículo publicado el 26 de junio de 2006 en ScienceDaily, en el primer estudio prospectivo a gran escala realizado con el fin de examinar las posibles relaciones existentes entre la exposición frecuente a bajas dosis de pesticidas y la enfermedad de Parkinson (PD), investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (HSPH) han demostrado que en los individuos expuestos a pesticidas el índice de incidencia de PD es un 70% más elevado que en los que no han sufrido dicha exposición. No se ha observado que el riesgo de PD aumente con la exposición a otros riesgos profesionales como pueden ser el amianto, el polvo de la piedra o el carbón, las sustancias químicas, los ácidos o los disolventes. La versión íntegra de este estudio se publicará en el ejemplar de julio de la revista Anales de Neurología y se podrá consultar en línea en Wiley Interscience.

Estudios previos habían sugerido ya la existencia de una relación entre la enfermedad de Parkinson y la exposición a dosis bajas de pesticidas, pero no había pruebas concluyentes. Los investigadores de este estudio, dirigido por Alberto Ascherio, profesor asociado de nutrición y epidemiología en la HSPH
, examinaron los datos del estudio “Cancer Prevention Study II Nutrition Cohort”, un estudio prospectivo iniciado en 1992 por la American Cancer Society. Algunos de los 143.325 participantes que respondieron a una encuesta se seguimiento en el 2001 se incluyeron en el estudio de la HSPH. Los investigadores se pusieron en contacto con los individuos de la encuesta realizada en el 2001 que presentaban un diagnóstico de PD para preguntarles acerca de la posibilidad de examinar sus expedientes médicos con el fin de confirmar el diagnóstico. Finalmente, Ascherio y sus colegas incluyeron en su estudio un total de 413 casos de PD en los que el inicio de los síntomas y el diagnóstico fueron posteriores a 1992.
Los investigadores utilizaron los datos de exposición recogidos en 1982 en el estudio de mortalidad del CPS II, a partir del cual se extrajo la Nutrition Cohort. 5.203 hombres (8,2%) y 2.661 mujeres (3,3%) afirmaron haber estado expuestos a pesticidas. Entre ellos, una vez ajustados factores como la edad, el sexo y otros factores de riesgo de la enfermedad de Parkinson, se observó una incidencia de PD un 70% más elevada que en los que afirmaron no haber estado expuestos a estos productos. Los expuestos a los pesticidas eran sobre todo hombres, de profesión granjeros, rancheros o pescadores, y casi todos ellos trabajadores manuales, pero ninguno de estos factores explica el incremento del riesgo de enfermedad de Parkinson, que resultó ser similar tanto en hombres como mujeres fuesen granjeros o no. Los futuros estudios deberán examinar que pesticidas en concreto o clases de pesticidas es más probable que causen la enfermedad de Parkinson.

Moléculas RNA, tratamientos del futuro

Terapias basadas en las moléculas RNA podrían tratar cualquier enfermedad, desde el cáncer hasta el SIDA, pasando por la gripe. Con nuevos avances tecnológicos los científicos investigando esta nueva clase de medicina, cuyo potencial podría revolucionar el tratamiento de todo tipo de enfermedades, pretenden eliminar la barrera más importante para su aplicación práctica: cómo introducir las medicinas en el organismo humano.
En sus investigaciones más recientes, científicos han desarrollado métodos basados en interferencia de RNI o RNAi (un proceso natural en el que moléculas dobles RNA cierran genes de forma dirigida) eficaces en suministrar tratamiento. Tienen que ir dentro del organismo para tratar la enfermedad. Las moléculas RNA tienden a degradarse de forma rápida una vez dentro del cuerpo, es difícil lograr que entren dentro de las células que deben tratar, y también es difícil lograr que se dirijan a los tejidos objetivos de la terapia.
Según Technology Review del MIT, el imunólogo Jianzhu Chen y su equipo de investigación han tomado un paso gigante en encontrar la solución a este problema. El equipo de Chen ha utilizado con éxito un pequeño polímero para introducir RNAs diseñadas para impedir el avance de la gripe en ratones. Chen introdujo una cantidad muy pequeña de la mezcla RNA-polímero en las venas de los animales; el polímero le llevó al RNA por el flujo sanguíneo hasta los pulmones, reduciendo en mil veces la cantidad del virus encontrada en los pulmones de los animales.

Según los expertos, esto supone la prueba de que el reparto sistemático y eficaz de RNA es posible, abriendo todo tipo de puertas a nuevos tratamientos más eficaces de múltiples enfermedades padecidas por el
ser humano.

Nuevas soluciones para la miopía

En San Diego desarrolla actualmente un sistema que se podría comercializar dentro de unos meses y que lograría hacer lentes realmente hechos a la medida de las necesidades del paciente. El proceso en vías de desarrollo empieza con un aparato que mide todos los defectos únicos del ojo, incluyendo irregularidades en la forma o la densidad del mismo.

 Este avance tecnológico hace que una luz entre en el ojo y mide los cambios en las propiedades de onda de la luz reflejados en la retina. Partiendo de estos cambios, el aparato es capaz de calcular la medida de irregularidades puntuales y crear una receta digital que remite a Ophtonix. Dicha receta dirige un láser que examina un material convencional y fusionado con una capa de un material nuevo desarrollado por Ophtonix. La luz del láser transforma la estructura molecular del material de Ophtonix, alterando sus propiedades refractivas de un punto a otro, permitiendo la fabricación de lentes totalmente hechos a la medida del paciente en cuestión.

El sol podría reducir riesgo de cáncer de próstata

Según un artículo en EurekAlert, un equipo de investigadores de varias universidades norteamericanas ha publicado un artículo en la revista Cancer Research sobre un estudio realizados por ellos y cuyos resultados parece demostrar que hombres expuestos al sol tienen la mitad de riesgo de desarrollar cáncer de próstrata que aquellos hombres que se expongan al sol poco o casi nada. Según los resultados de su estudio, en algunos hombres el riesgo se reduce hasta en un 65 por ciento.

Los científicos creen que el sol ayuda a reducir el riesgo de cáncer de próstata porque el cuerpo fabrica el tipo activo de vitamina D a través de la exposición a la luz solar. Según otras investigaciones realizadas por el mismo equipo, la próstata utiliza la vitamina D para fomentar el crecimiento normal de células de próstata y para inhibir la invasividad y extensión de células cancerígenas a otras zonas del cuerpo.

Según el director de las investigaciones, Prof. Schwartz, hay algunos genes que determinan el tipo de receptores de vitamina D que tenga cada persona. Estos receptores, que funcionan como una cerradura y llave, varían en su capacidad de atar la vitamina D e influir sobre el comportamiento celular.

Vacuna contra el Cáncer

Según un artículo de la BBC , una nueva vacuna contra el cáncer de piel ha sido desarrollada por científicos en Argentina. Los resultados de pruebas realizadas con animales han sido positivos, por lo que la vacuna ha entrado en fase de prueba con seres humanos y está siendo aplicada a pacientes de melanoma, uno de los tipos más agresivas de cáncer de piel.

Durante los próximos 4 años se realizará la última etapa de ensayos sobre pacientes, de una vacuna con células dentríticas que tienen la característica de fagocitar las células tumorales, según el doctor José Mordoh, director del equipo de investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas y la Fundación Instituto
Leloir de Argentina. Los científicos esperan en el futuro inmediato poder aplicar esta nueva vacuna contra el melanoma a otros tipos de cáncer.

En palabras del director director ejecutivo de la Fundación Sales
, los resultados de las pruebas realizadas en animales han sido "espectaculares". Un 80% de ratones vacunados fueron curados, mientras que en el 100% de ratones enfermos que no fueron vacunados, el melanoma prendió.

Diminutos sensores implantables que controlan el estado de salud

Se trata de sensores multifunción del tamaño de una mota de polvo, que pueden detectar cualquier cosa, desde la presión sanguínea hasta compuestos tóxicos.

Según un artículo de Tecnology Review del 16 de junio de 2006, este dispositivo basado en la tecnología de memoria flash ( la que utilizan algunas cámaras digitales, dispositivos electrónicos portátiles y teléfonos móviles), se podría llegar a utilizar para una gran variedad de aplicaciones, entre las que se incluyen mejores pruebas de detección de drogas o dopaje, un seguimiento continuado del estado de salud de órganos y vasos sanguíneos e incluso la detección de sustancias químicas en el ambiente.

El desarrollo comercial de estos sensores inventados por Edwin Kan, profesor de ingeniería informática y eléctrica de la Universidad
de Cornell, lo está llevando a cabo Transonic Systems, en Ithaca, Nueva York. Según Bruce McKee, ingeniero proyectista de Transonic, su primera aplicación podría estar disponible en 5 años y será probablemente el estudio y control de la temperatura, la presión y el flujo en pequeños vasos sanguíneos de animales de laboratorio, una parte importante en las pruebas de fármacos. Para ello, se implantarían los sensores en el torrente sanguíneo de los animales.
 Kan ha construido unos sensores prototipo de 100 micrómetros, pero afirma que podrían ser incluso más pequeños. Actualmente, los sensores comunican la información detectada y reciben corriente por cables, pero según Kan se podría añadir una radio emisora y una fuente de energía, convirtiéndolo en inalámbrico, y el tamaño total del dispositivo apenas aumentaría un par de milímetros cuadrados Según McKee, el diminuto tamaño de los sensores y su escaso consumo es lo que hace sea posible implantarlos de forma permanente en el cuerpo humano, una vez transformados en inalámbricos.